Ya tenemos las 10 mejores novelas bolivianas… y ahora?

by ernesto on agosto 26, 2009

Fotolia_1855322_XS

El pasado fin de semana, en el Encuentro de Escritores realizado en Cochabamba, se cerró la labor de selección de las 10 novelas más representativas de la literatura boliviana. Por supuesto que la elección de esta 10 novelas traerá mucho debate, pero ya que no pudimos ir, pedimos a Israel Badani, estudiante de Literatura que asistió al Encuentro que nos comenté sus conclusiones luego de la selección.

Las 10 novelas seleccionadas fueron (las tres primeras son los títulos que fueron seleccionados por unanimidad):

  • Juan de la Rosa • Nataniel Aguirre
  • Felipe Delgado • Jaime Saenz
  • Jonás y la ballena rosada • Wolfango Montes
  • Los deshabitados • Marcelo Quiroga Santa Cruz
  • Tirinea • Jesús Urzagasti
  • La Chaskañawi • Carlos Medinacelli
  • El otro gallo • Jorge Suárez
  • Aluvión de fuego • Óscar Cerruto
  • Matías el apóstol suplente • Julio de la Vega
  • Raza de bronce • Alcides Arguedas

A continuación transcribo  in-extenso el artículo de Israel.

“Eligen a las 10 mejores novelas”, decía un titular del periódico cochabambino Los Tiempos al referirse al Encuentro de Escritores que se llevó a cabo los días 22 y 23 de agosto en el Espacio Simón I. Patiño de esa ciudad. Con un elenco de grandes personalidades literarias y gente representativa en el campo editorial, se inició un debate estricto que a momentos matizaba de color rojo los lujosos salones del lugar.

Hace dos años el Ministerio de Culturas encomendó este trabajo del top ten al escritor paceño Néstor Taboada Terán, quien a su puro gusto incluyó a la selección novelas con cierta inclinación político-ideológica y, por supuesto, su Manchay Puytu, el amor que quiso ocultar Dios. Su canon fue rechazado debido a muchas objeciones en distintos ámbitos de la cultura. Luego se les ocurrió otra idea: dejar en votación al público en general por la internet. Tras estos dos fallidos intentos la Carrera de Literatura de la U.M.S.A., al sentirse obligada y comprometida con las letras bolivianas, se ofreció a realizar el trabajo de organización, selección, valoración y estudio de un proceso que se merecía un esfuerzo meticuloso y exhaustivo. Tanto el Dr. Guillermo Mariaca como su clase “Taller de Literatura Boliviana” de la Carrera de Literatura, tuvieron y tienen durante la actual gestión el trabajo de estudiar todas las novelas bolivianas, sin excepción, desde la época republicana hasta nuestros días. Sin embargo, en un interés de no caer en el facilismo y en una elección a dedo, el trabajo más arduo consistía en definir los criterios de selección; o sea, establecer los criterios que se deben respetar para que las obras sean o no tomadas en cuenta en el canon de la novela boliviana. Debido a una falta de identidad nacional y a la dispersión de diferencias y polaridades en el Estado boliviano, prácticamente resultaba imposible el encontrar un imaginario nacional que domine una estructura única. El trabajo también resultaba desalentador. Fotolia_4616769_XS Luego de la revisión de vasta teoría literaria y de pensadores universales contemporáneos, se decide respetar la disgregación de identidades nacionales, resolviendo que en esto precisamente consiste el imaginario nacional: en la diversidad y en la diferencia. Se tomó la interesante idea de “Archipiélago de Diferencias”; un archipiélago que posee dentro de sí distintas islas de diferentes contexturas. O sea, un archipiélago (el imaginario nacional – literario [criterio de selección]) que posee varias islas (cada obra seleccionada que cumpla el requisito de ser diferente dentro del canon). Por ejemplo, podríamos hablar de la isla que contiene tanto a Periférica Blvrd. (que es una obra de gran importancia, con sólido trabajo de lenguaje, y una des-delimitación respecto a los géneros cuento-novela) y también a Felipe Delgado de Jaime Saenz; ambas novelas, podríamos decir, se encuentran en la misma “isla”, ya que nos remiten a espacios como la urbe paceña, la periferia, las costumbres citadinas, etc. Entonces se debe recurrir a la más representativa, en este caso Felipe Delgado por su minucioso trabajo de personaje, filosófico, onírico-pesadillesco y de lenguaje, además de poseer un carácter altamente fundacional respecto a lo grotesco, muy utilizado en la narrativa contemporánea.

Este Encuentro de Escritores tenía conciencia de los criterios de selección desarrollados a lo largo de la gestión en la Carrera de Literatura. Sin embargo, al acelerar el proceso de elección, se valoró más el resumen en menos de cinco palabras de los criterios de selección para el Canon: representación, innovación y estética literaria. Valga decir que, aún con estos cortos principios, el debate del Encuentro de Escritores continúo resultando infructuoso y se decidió por una votación en el pizarrón del Salón de Exposiciones del lugar. Seis títulos gozaron de unanimidad y cuatro quedaron a la suerte de la democracia. Si bien es aceptable que gente conocedora y dominadora del campo dio su punto de vista para lograr el canon de las diez mejores novelas y así aportar a la cultura nacional en instituciones educativas, también se debe aceptar que una elección a dedo puede perjudicar a ciertos títulos que, con el todopoder de los incluidos en el canon, sin lugar a dudas quedaran en el olvido y fuera de los alcances de las personas en general. Si concluir el top ten en dos días no era suficiente, tal vez hubiera sido prudente terminarlo en el evento académico más próximo a la fecha. Si bien el Estado, en su calidad de financiador, exigía que se cierre lo antes posible esta discusión para llegar a fin de año y contar con los títulos editados y comentados, creo que el compromiso cultural es más fuerte y no se debe cerrar algo de tanta importancia con una simple elección. “Eligen a las 10 mejores novelas”, así como ese mismo día se eligió a la Miss. Universo en las Bahamas.

{ 1 comment… read it below or add one }

EDUARDO LAFUENTE junio 11, 2013 a las 5:31 pm

me permito felicitarlos por el desempeño y por la contribucion para la literatura boliviana

Responder

Leave a Comment

Previous post:

Next post: