Desde los Andes, una solicitud

by ernesto on noviembre 18, 2011

Como librero en el Tercer Mundo, permanentemente amenazado por la piratería y las compras sin derecho a devolución, he visto en edición digital a una posible salvadora. No hablo de editar libros, que si es un camino a tomar que estamos transitando con mucho gusto, sino también en la eliminación de las distancias que un libro compuesto de bits y electrones puede realizar.

No soy ingenuo. El libro digital (el llamado ebook) en Bolivia tiene aún mucho que recorrer en términos de disponibilidad de soportes y de conciencia del público. Si en USA los ebooks llegan al 12% de la facturación, en Europa rondan el 6%, en Bolivia no creo que llegamos aún al 1%. Pero eso no implica que debamos sentarnos y esperar. Estoy convencido que debemos preparar el terreno al mismo tiempo que aprovechamos las posibilidades que nos dan las nuevas tecnologías.

En este marco, la Impresión bajo Demanda, nos ofrece una excelente oportunidad. No me refiero a las reducciones de costos que implica para el plan de financiero de la editorial (“hagamos impresiones de prueba”) o a que los nichos de lectores puedan ser mejor servidos.

Me refiero a que la Impresión bajo Demanda debe ser tratada por las editoriales como un canal de venta más y esto implica pensar un poco más el tema, más allá de las ventajas financieras. Para activar el canal de ventas veo necesario estos cuatro puntos:

  1. Armar el marco jurídico con contratos de derechos que permitan la flexibilidad en el # de ejemplares impresos de cada título. Con contratos de distribución que incorporen la impresión bajo demanda y con salvaguardas que faciliten su control.
  2. El flujo editorial debe incorporar al PDF como uno de los productos finales (junto con el impreso y el ebook).  En el caso de editoriales que desean editar exclusivamente ebooks, deben tomar en cuenta que parte de su público (al menos en países como el mio) seguirá buscando la versión impresa.
  3. El plan de mercadeo debe incorporar al nuevo canal de ventas.
  4. La plataforma de distribución de ebooks puede fácilmente adaptarse para la distribución de PDFs para impresión bajo demanda (no soy programador y aquí lanzo la palabra “fácilmente” de forma gratuita, pero realmente considero que no debe ser un tema muy complicado una vez armada una plataforma de distribución digital.)

 

Comments on this entry are closed.

Previous post:

Next post: